jueves, 13 de febrero de 2020

Valle de Pineta, Huesca.

          Recorriendo el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido alguien me dijo que Pineta hay que visitarlo y que en este lugar " ..... todo está ahí mismo". Así que vamos para allá y nos preparamos para disfrutar de todo lo que puede ofrecernos la tierra alta del río Cinca. Sus aguas, sus vistas y su flora, sobre todo su flora.


Valle de Pineta y río Cinca en primer término. El Circo de Pineta culmina con 12 km de valle del glaciar que fue rompiendo, erosionando y sedimentando un perfecto entorno en forma de U.
   
          Desde la medieval villa de Bielsa (destruida en la guerra civil y hoy ya modernizada), remontando el río Cinca entre bosques, llanuras ribereñas y cortados rocosos a ambos lados, desembocamos en la Pradera de Pineta que siguiendo el camino que allí nos encontramos nos llevará hasta la misma base del Balcón de Pineta con la Cascada del Cinca como destino primordial de esta jornada pirinaica.


Valle de Pineta. Primeras vistas desde el camino forestal que nos llevará hasta la cascada del Cinca. La primavera siempre nos dará imágenes idílicas con su verdor y deshielo.

          Tenemos la opción de seguir la senda entre el bosque de hayas o la pista que se aproxima a los cortados. Nosotros optamos por la pista para subir y el bosque para bajar, en cualquier caso siempre obtendremos unas panorámicas maravillosas y una variedad florística de primer orden. El entretenimiento está servido y la tarjeta de memoria de la cámara de fotos dispuesta a plasmarlo.


Dactylorhiza majalis, una bella orquídea entre el hayedo de Pineta.

        Con una lenta y tendida subida llegamos al puente sobre el río Cinca cuya parada es obligada para percibir las vistas del circo de Pineta en lo alto y el valle en la parte baja. El río en este tramo baja tumultuoso y muy ruidoso al desplomarse entre la rocas y las pequeñas cascadas que forma.

Valle  de Pineta siguendo el curso del río Cinca.

      En esta parada es necesario mirar a nuestro alrededor para disfrutar de la plena naturaleza y de cómo el paso del tiempo ha ido tallando este valle con mimo y paciencia.

Cumbres del Valle de Pineta, la muralla que guarda la belleza.

                         
Río Cinca y circo de Pineta al fondo con los picos de Garién o Forcarral (2.720 m) y Pineta (2.859 m) de testigos.
 
                  Una vez pasado el puente sobre el río Cinca, a la izquierda tomamos la senda que nos llevará entre el hayedo y una dura cuesta hacia el Balcón de Pineta y el Ibón de Marboré. Poco a poco, las hayas han tapizado el cielo con sus ramas y caminaremos por una ladera de sombras donde el zigzagueante camino no dejará de sorprendernos con el canto de los mirlos, petirrojos, pinzones y herrerillos.



Circo de Pineta con su Cascada del Cinca y su verdor primaveral.



Cascada del Cinca .... aguas transparentes que bajan raudas desde el Ibón de Marboré en el joven río Cinca.


Valle de Pineta y Cascada del Cinca, dos miradas para una belleza.



Cascada del Cinca en todo su esplendor, a lo grande.



Circo de Pineta ..... Naturaleza y altura


Ya de regreso, no sin antes volver la vista atrás para despedirnos de ese grandioso valle, nos disponemos a visitar las cascadas de Lalarri , otra maravilla de Pineta con sus tulmultuosas aguas y sus piedras de tonos rojos.


Panorámica de las cascadas de Lalarri desde el hayedo y Peña Blanca de fondo


Cascadas de Lalarri.- Dos detalles de la belleza de esta sucesión de cascadas






El Puiatente, al final de la Sierra de Espierba, se muestra como el fiel guardaespaldas del Parador de Pineta.


           Y así ..... nos despedimos hasta la próxima visita. Os dejo con una galería de fotos para seguir disfrutando de La Bal Berde  como le llaman los más arraigados a esta tierra desde antaño.

GALERÍA DE IMÁGENES


Neotinea ustulata, una orquídea en las faldas del Circo de Pineta



Pudio, Aliso bastardo (Rhamnus alpina) ..... venciendo las condiciones extremas junto a la Cascada del Cinca



Rosa alpina (Rosa pendulina) ..... colorido en la espesura.



Dactylorhiza sambucina ...... una orquídea realmente bella y abundante.



Acebo (Ilex aquifolium) ......buscando las sombras en el bosque de hayas

miércoles, 29 de enero de 2020

Cañón de Añisclo




Panorámica del Cañón de Añisclo escoltado por el Pico Mondoto a la izquierda de la imagen y de los Sestrales por su derecha con Monte Perdido al fondo, desde el valle de Vió y muy próximo al pueblo que da nombre a este espléndido valle.


Vista espectacular del Cañón de Añisclo desde uno de los miradores de la carretera que nos lleva a Vió y Buerba.


Al comienzo del cañón, la Casa del Guarda nos ofrece una estupenda visión de la que disfrutaremos.


Cascada de Aso, junto al molino, uno de los primeros atractivos que nos ofrece el curso del río del mismo nombre (río Aso) que baja desde el pueblo de Fanlo, Nerín y Sercué ya en las faldas del Mondoto hasta unirse al río Bellós


Los Sestrales, testigos del paso de los años.


Puente de San Úrbez sobre el río Bellós ...... rodeado de un verde bosque y formará aguas abajo el Desfiladero de las Cambras hasta llegar cerca de la población de Puyarruego.


En el Puente de San Úrbez.......  el desfiladero nos da una muestra de como el río ha ido tallando y rompiendo las rocas para ofrecernos esta maravillosa estampa.


Ermita rupestre de San Úrbez ..... El santo, con pocos datos existentes sobre su vida entre la leyenda y la realidad, nació en el año 702 en Burdeos (Francia). Los gallegos y los moros lo esclavizaron tras capturarlo y consigue escapar llevándose con él las reliquias de los niños San Justo y Pastor. Esta ermita es uno de los lugares en los que vivió en su retirada a Los Pirineos. Al cabo del año se hacen cuatro romerías a la que acuden los habitantes de los pueblos cercanos (Fanlo, Nerín, Sercué, Vió, Buerba, ... ) el martes de Pentecostés, el 1 de Mayo, el 14 de Septiembre y el 15 de Diciembre.


Grandes y escarpados cortados forman este inmenso cañón con sus bosques de haya (Fagus sylvatica), boj (Buxus sempervirens), tejo (Taxus bacacata), pino negro (Pinus uncinata) y muchas otras especies típicas de Los Pirineos.



Pensamiento de Pirineos (Viola cornuta). Flores de los Pirineos



Río Bellós .... desde su nacimiento en la Fuen Blanca, a los pies del Collado de Añisclo, nos ofrece a lo largo de su recorrido hasta el río Cinca un gran número de pozas cristalinas, saltos de agua y unas hermosas postales llenas de frescura y belleza que ha ido tallando a lo largo de los años formando este grandioso espacio pirinaico.





Lagartija parda (Podarcis liolepis) ...... en el Puente de Sangons utilizando sus grietas entre la madera como escondite



Imagen del río Bellós, en la Gorga y Cascada de Cumaz con vistas al Sestral Alto, con sus aguas cristalinas, su exuberante vegetación y cortados rocosos que forman el cañón.



Platanthera chlorantha, una orquídea junto al camino.



Dos grandiosos y hermosos ejemplares, tejo (Taxus baccata) y haya (Fagus sylvatica) justo en el sendero que nos llevará hasta la Selva Plana



Tritón pirenaico (Calotriton asper) muy cerca del barranco espluquetas entre las rocas de un pequeño manantial sombreado.
El Tritón pirenaico (Calotritón asper) se encuentra protegido por el Real Decreto de 1980 y 1986 estando incluida en el anexo II del convenio de Berna y en el II y IV de la Directiva Hábitats. En el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas está incluida en la categoría de amenaza: de Interés Especial.
Categoría para España IUCN (2002): Casi Amenazado NT.



Pequeños saltos de agua con cristalinas pozas que irradian una gran belleza entre el verde de la vegetación y los roquedos



Grasilla, atrapamoscas (Pinguicula longifolia). Planta carnívora habitual en zonas rocosas con humedad repartida por todos los senderos de Añisclo y Pirineos en general que atrae a los insectos quedándose pegados en sus hojas de los cuales extrae parte de su alimento.



Conejitos, becerra (Antirrhinum sempervirens) ..... deslumbrando sobre los cortados calizos



Barranco Mallo Sasé desde el mirador de la Selva Plana. Final de recorrido.


Cascada del Barranco Mallo Sasé desde el mirador de Selva Plana


GALERÍA DE IMÁGENES


Iglesia de Vió en las cercanías de Cañón de Añisclo. Un poco de historia al alcance de todos


Sercué. Iglesia románica que aún conserva ese aire de grandeza con vistas a los Sestrales


Nerín. Un lugar ideal y hermoso para disfrutar del Cañón de Añisclo, el Desfiladero de las Cambras y las cimas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Su iglesia también conserva una buena imagen de la historia religiosa y cultural pirinaica

Nerín (Huesca) desde la subida a Mondoto. En las puertas de Añisclo es un fantástico lugar para disfrutar del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido con acceso fácil y rápido a los sectores de Ordesa y Añisclo. Fauna y flora suman a este destino un plus de preferencias.


Buerba ..... pueblo cercano al Cañón de Añisclo con un buen conjunto arquitectónico típico del Alto Aragón y la comarca del Sobrarbe.

miércoles, 15 de enero de 2020

Ordesa .... el valle del río Arazas.



Azucena de los Pirineos (Lilium pyrenaicum) .... de camino por el Valle de Ordesa

     Bella, deslumbrante, mágica y atractiva ....... caracteres suficientes como para prestarle la atención debida y estar satisfecho de haberse cruzado en nuestro camino.
     Ordesa siempre enamora !!!!!!!


Saliendo de la localidad de Torla (Huesca), la carretera (en vehículo y autobús, según fechas y afluencia de público) o el camino nos lleva a la pradera de Ordesa donde el sendero escoltado por un fantástico bosque de hayas (Fagus sylvatica) nos llevará junto al río Arazas  hasta lo más alto del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. No hay que perderse detalles tanto de fauna como de flora.


Río Arazas, alma fresca del valle que lo vertebra y le da una idílica imagen con sus saltos de aguas turquesas, cascadas deslumbrantes y una rica flora de rivera hasta su desembocadura en el río Ara.


Antes de empezar a subir, relajantes llanuras y prados entre el hayedo nos permiten divisar las cumbres del gran cañón de Ordesa. En este caso, la Faja Petazals y La Fraucata, son la puerta del barranco de Cotatuero.



Por el otro lado, podemos admirar la Punta de Gallinero, la Faja Racón y sus enormes cortados.

       Poco a poco iremos subiendo entre un rico bosque, pero siempre con el río al fondo, a nuestra derecha. En un tramo podremos contemplar la sucesión de una serie de cascadas bien señalizadas para las que tendremos que desviarnos del camino principal por otro sendero que al final y tras visitar los saltos de agua nos devolverá a la misma senda por la que veníamos.


Cascada de Arripas, río Arazas.


Cascada de la Cueva, río Arazas, Valle de Ordesa.


Cascada del Estrecho, otro impresionante salto de agua en el mismo río Arazas que deslumbra al caminante. Una parada ante ella nos relajará y hará el camino más llevadero antes de afrontar el bosque de hayas.


Finalizado el arbolado, la ascensión nos sorprende con la gran Faja de Pelay  coronada por la Sierra de las Cutas que nos llevará ineludiblemente hasta el Circo de Soaso. La flora merece la pena tenerla en cuenta en este trayecto.


Y a poco que nos descuidemos llegaremos a un lugar realmente mágico, las Gradas de Soaso, una sucesión de pequeños saltos de agua que forman un precioso conjunto en el cual la parada es siempre obligada. El murmullo de las aguas y su estruendo nos obligarán a retenerlo en la memoria indefinidamente.


Circo de Soaso con las cumbres nevadas al fondo, Monte Perdido tras las nubes y Pico Añisclo (Soum de Ramond) a la derecha de la imagen.


Aguas turquesas y cristalinas del río Arazas en el Circo de Soaso muy próximas a la cascada de la Cola de Caballo. 


Vista del impresionante Valle de Ordesa desde la Sierra de las Cutas a la altura de Cuello Gordo. 


Panorámica de los grandes del valle desde los miradores. De izquierda a derecha .... Marboré, Monte Perdido, Añisclo y Punta de las Olas . Bajo ellos, el gran Circo de Soaso y la Cascada de Cola de Caballo al final de la senda paralela al río Arazas.


Cascada de la Cola de Caballo, final del Circo de Soaso con su espléndida cortina de agua resbalando sobre las rocas


Panorámica y vista general del valle de Ordesa desde Monte Perdido hasta la Sierra Tendeñera, con Punta Tobacor (2.779 m) y A Monesma en primer plano.






GALERÍA DE IMÁGENES


Flora de Ordesa. Amapola amarilla (Meconopsis cambrica)


Flora de Ordesa. Platanthera chlorantha. Orquídeas


Flora de Ordesa. Neottia nidus-avis. Orquídeas

Mondarruego y Gallinero ..... los guardianes de la Pradera de Ordesa