jueves, 13 de febrero de 2020

Valle de Pineta, Huesca.

          Recorriendo el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido alguien me dijo que Pineta hay que visitarlo y que en este lugar " ..... todo está ahí mismo". Así que vamos para allá y nos preparamos para disfrutar de todo lo que puede ofrecernos la tierra alta del río Cinca. Sus aguas, sus vistas y su flora, sobre todo su flora.


Valle de Pineta y río Cinca en primer término. El Circo de Pineta culmina con 12 km de valle del glaciar que fue rompiendo, erosionando y sedimentando un perfecto entorno en forma de U.
   
          Desde la medieval villa de Bielsa (destruida en la guerra civil y hoy ya modernizada), remontando el río Cinca entre bosques, llanuras ribereñas y cortados rocosos a ambos lados, desembocamos en la Pradera de Pineta que siguiendo el camino que allí nos encontramos nos llevará hasta la misma base del Balcón de Pineta con la Cascada del Cinca como destino primordial de esta jornada pirinaica.


Valle de Pineta. Primeras vistas desde el camino forestal que nos llevará hasta la cascada del Cinca. La primavera siempre nos dará imágenes idílicas con su verdor y deshielo.

          Tenemos la opción de seguir la senda entre el bosque de hayas o la pista que se aproxima a los cortados. Nosotros optamos por la pista para subir y el bosque para bajar, en cualquier caso siempre obtendremos unas panorámicas maravillosas y una variedad florística de primer orden. El entretenimiento está servido y la tarjeta de memoria de la cámara de fotos dispuesta a plasmarlo.


Dactylorhiza majalis, una bella orquídea entre el hayedo de Pineta.

        Con una lenta y tendida subida llegamos al puente sobre el río Cinca cuya parada es obligada para percibir las vistas del circo de Pineta en lo alto y el valle en la parte baja. El río en este tramo baja tumultuoso y muy ruidoso al desplomarse entre la rocas y las pequeñas cascadas que forma.

Valle  de Pineta siguendo el curso del río Cinca.

      En esta parada es necesario mirar a nuestro alrededor para disfrutar de la plena naturaleza y de cómo el paso del tiempo ha ido tallando este valle con mimo y paciencia.

Cumbres del Valle de Pineta, la muralla que guarda la belleza.

                         
Río Cinca y circo de Pineta al fondo con los picos de Garién o Forcarral (2.720 m) y Pineta (2.859 m) de testigos.
 
                  Una vez pasado el puente sobre el río Cinca, a la izquierda tomamos la senda que nos llevará entre el hayedo y una dura cuesta hacia el Balcón de Pineta y el Ibón de Marboré. Poco a poco, las hayas han tapizado el cielo con sus ramas y caminaremos por una ladera de sombras donde el zigzagueante camino no dejará de sorprendernos con el canto de los mirlos, petirrojos, pinzones y herrerillos.



Circo de Pineta con su Cascada del Cinca y su verdor primaveral.



Cascada del Cinca .... aguas transparentes que bajan raudas desde el Ibón de Marboré en el joven río Cinca.


Valle de Pineta y Cascada del Cinca, dos miradas para una belleza.



Cascada del Cinca en todo su esplendor, a lo grande.



Circo de Pineta ..... Naturaleza y altura


Ya de regreso, no sin antes volver la vista atrás para despedirnos de ese grandioso valle, nos disponemos a visitar las cascadas de Lalarri , otra maravilla de Pineta con sus tulmultuosas aguas y sus piedras de tonos rojos.


Panorámica de las cascadas de Lalarri desde el hayedo y Peña Blanca de fondo


Cascadas de Lalarri.- Dos detalles de la belleza de esta sucesión de cascadas






El Puiatente, al final de la Sierra de Espierba, se muestra como el fiel guardaespaldas del Parador de Pineta.


           Y así ..... nos despedimos hasta la próxima visita. Os dejo con una galería de fotos para seguir disfrutando de La Bal Berde  como le llaman los más arraigados a esta tierra desde antaño.

GALERÍA DE IMÁGENES


Neotinea ustulata, una orquídea en las faldas del Circo de Pineta



Pudio, Aliso bastardo (Rhamnus alpina) ..... venciendo las condiciones extremas junto a la Cascada del Cinca



Rosa alpina (Rosa pendulina) ..... colorido en la espesura.



Dactylorhiza sambucina ...... una orquídea realmente bella y abundante.



Acebo (Ilex aquifolium) ......buscando las sombras en el bosque de hayas

No hay comentarios:

Publicar un comentario